¿Quieres que te asesoremos?

Categorias

Marcas

Image Blog

Descubre la versatilidad y sofisticación de los aceites de Sarah Becquer.

Nos encanta tener en la farmacia marcas cosméticas creadas por farmacéuticos. ¿Por qué? Porque la esencia del farmacéutico es formular y diseñar, ya sean medicamentos, fórmulas magistrales o cosmética.

Por eso sabemos lo cuidadosa que ha sido Mar al elegir sus ingredientes y al combinarlos entre ellos.

No son ingredientes cualesquiera, ni los típicos… son ingredientes de origen vegetal. Los aceites esenciales y vegetales son los reyes de Sarah Becquer. No por seguir modas, ni por ser eco o bio o algún adjetivo con un monosílabo de tendencia. La riqueza del reino vegetal nos hace volver a los orígenes, cuando los medicamentos se elaboraban con extractos de plantas.

La versatilidad de los aceites los hace indispensables como parte de la rutina beauty. Te descubrimos todos los productos de Sarah Becquer (te avisamos que los vas a querer todos).

Aceite Limpiador Sarah Becquer.

El aceite que se convierte en leche en contacto con el agua. El aceite limpiador de Sarah Becquer  está compuesto por una combinación de aceite de argán, jojoba y almendras. Hidrata la piel al mismo tiempo que la limpia, dejándola suave sin sensación tirante. Para mayor hidratación, puedes usarlo como mascarilla dejándolo actuar sobre la piel 10 minutos para después retirarlo con agua. El olor es delicioso sin llegar a ser excesivo.

Aplícalo sobre la piel, emulsiónalo con agua y retíralo con la muselina Sarah. ¡No vas a poder vivir sin él!

Aceite nutritivo Sarah Becquer.

Mar ha rescatado para esta bomba nutritiva en forma de aceite, el poco conocido aceite de semilla de cilantro. ¿Por qué? Porque tonifica y renueva la piel, además de tener propiedades seboreguladoras. Nada más aplicarlo, el olor a cilantro llega a tu pituitaria, difuminándose lentamente. Le acompañan el aceite de peonia, de jojoba y de pepita de uva.

Un coctel antioxidante y nutritivo para cualquier tipo de piel. Su tacto seco lo hace ideal como prebase de maquillaje, aportando luminosidad a la piel. Ya sabes que cuanto más hidratada esté la piel, mejor lucirá el maquillaje.

Puedes utilizar el aceite nutritivo de Sarah Becquer como mascarilla, mezclado con tu exfoliante mecánico o para enriquecer tu crema habitual, mezclando dos gotitas de aceite con tu crema.

Aceite recuperador Sarah Becquer.

La combinación de siete aceites esenciales y vegetales conforman este aceite recuperador y fortalecedor de la barrera cutánea. Su alta capacidad antioxidante lo convierte en un escudo antiradicales libres capaz de neutralizar el estrés oxidativo.

Lo puedes aplicar para calmar la piel con dermatitis o pieles irritadas por tratamientos estéticos como el láser, la depilación eléctrica o la depilación convencional.

No solo está destinado a aliviar y fortalecer las pieles sensibles. Puedes utilizar el aceite recuperador al terminar un día de esquí o de playa, donde la piel está más seca y deshidratada por la nieve o el sol.

Resaltamos de su fórmula el aceite de peonia, de pepita de uva y el aceite de palmarosa.

Muselinas.

Las muselinas son toallitas de microfibra que sirven para desterrar el algodón de tu rutina cosmética. Las muselinas respetan la piel por su tacto suave y sedoso, a la vez que respetan el medio ambiente, reduciendo el consumo de algodones de un solo uso. El arrastre mecánico que ejerce la muselina favorece la eliminación de suciedad, maquillaje y cremas de la piel.

Diademas.

¿Por qué no podemos estar divinas mientras nos desmaquillamos y nos aplicamos nuestras cremas? Las diademas de Sarah Becquer son el complemento perfecto para hacer de tu momento beauty un momento único y sofisticado. Hagamos bonito un momento precioso.

Sarah Becquer ha llegado para sorprendernos, para embellecer nuestro momento beauty sin olvidar la efectividad de sus fórmulas.


Paloma Sastrón

www.starfarma.es

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.