Cómo combatir el frío que nos ha traído Filomena

En Madrid no se habla de otra cosa: el mayor temporal de nieve en la capital, apodado “Filomena”.

Si vives en Madrid, este fin de semana ha sido de película: personas esquiando por La castellana, utilizando el metro como “remolque”, metros y metros de nieve ocultando coches y calles… Y por supuesto un frío polar digno de Frozen.

¿Qué le pasa a nuestra piel con el frío?

Las bajas temperaturas, a diferencia del calor extremo, no influye en el envejecimiento de la piel. Sin embargo, el frío produce sequedad en la piel, un estado de la piel nada cómodo. Una piel seca no solo tiene deficit de agua, también tiene la barrera cutánea alterada. Es algo que podemos apreciar a simple vista. Cuando tenemos las manos secas, vemos claramente las grietas que aparecen sobre la superficie (las mismas que aparecen cuando la tierra está seca). Esas grietas son la entrada perfecta a cualquier agente patógeno que se quiera aprovechar. Además la piel seca puede picar y activar el proceso de rascado (“el comer como el rascar todo es empezar”).

Aumentando niveles de hidratación en 3, 2, 1…

¿Qué podemos hacer para enfrentarnos a este frío polar aparte de abrigarnos con mil capas como si fuésemos una cebolla? Incluir en nuestra rutina facial activos hidratantes y nutritivos como las ceramidas, Ácido Hialurónico, aceites vegetales…

No solo es importante aportarle hidratación a la piel también hay que aportarle lípidos ya que de ambos ingredientes está formada la barrera cutánea. De ahí que se denomine manto hidrolipídico (hidratación y lípidos). ¡Las grasas son buenas! Les hemos cogido demasiada manía sin motivo alguno.

Ceramol es experto en reconstruir la barrera cutánea y lo pueden utilizar hasta las pieles más alérgicas o sensibles. Solo incluyen ingredientes que tengamos presentes en la piel y evitan colorantes, conservantes, perfumes y alcohol, para evitar reacciones adversas. Ceramol 311 tiene tanto limpiadores faciales como corporales a tu disposición y cremas faciales.

Por ejemplo, Ceramol 311 es la crema facial que siempre recomendamos cuando se empiezan a utilizar retinoides en la rutina facial, para evitar la sequedad la irritación y recuperar la barrera cutánea.

Los aceites vegetales son de un valor incalculable para la piel. El aceite de argán, marula, pepita de uva, de jojoba, de macadamia, de oliva… Sarah Becquer lo sabe bien, por eso toda su línea de cosmética natural se basa en el poder de los aceites vegetales. Además la sinergia entre ellos es lo que les confiere mayor poder nutritivo, antioxidante y reparador de la piel.

El ácido hialurónico no puede faltar en tu rutina cosmética ya sea en invierno o en verano. Te recomendamos, sin duda, el sérum con ácido hialurónico y vitamina E de nuestra marca propia. Si tienes la piel mixta te irá de perlas, si la tienes tirando a seca te recomendamos que complementes tu rutina con Ceramol 311 o nuestra crema hidratante antiedad (en textura ligera o rica).

¿Crema corporal también en invierno? ¡Sí!

¿Eres de la que se acuerda de la crema corporal solo en verano para mantener el moreno? ¿Sabías que hay cuerpo que hidratar aparte de la cara? Merece la pena invertir en un gel o aceite limpiador de ducha para toda la familia que hidrate la piel a la vez que la limpie. Muchas veces vemos desde la farmacia Marta Masi a numerosas personas que solo invierten en una crema corporal dejando totalmente de lado el gel de ducha. ¡Error! Ambos son igual de importantes. Sin duda Topicrem es nuestra gama corporal preferida, por todos los productos que tiene tanto para piel normal como para piel con picores y sequedad.

¡Manos frías, corazón caliente!

O eso dice el refrán. Si ya veníamos de un otoño con las manos muy secas debido al frecuente lavado de manos y el gel hidroalcohólico, llega Filomena y nos termina de secar las manos. No solo es importante utilizar una buena crema de manos como las de Yope (nos encanta desde el envase hasta su olor y por su puesto su fórmula nutritiva). También debemos tener en cuenta el jabón de manos que utilizamos. Deben ser respetuosos con el manto hidrolipídico de la piel y no ser demasiado detergentes. Si utilizamos el típico jabón de manos de tocador “de toda la vida” tipo jabón Lagarto que utilizaban nuestras abuelas (ideal para lavar la ropa y solo ropa) estaremos arrastrando la microbiota de la superficie de la piel junto a los lípidos de la barrera cutánea.

Lo ideal para no olvidarnos de hidratar las manos es dejar la crema de manos al lado del jabón limpiador. ¡De esta manera será más difícil que se te olvide hidratarlas! Truco del almendruco: si tienes las manos en carne viva, aplica crema reparadora antes de dormir y ponte unos guantes de algodón. ¡Ya verás cómo se despiertan tus manitas al día siguiente, parecerán otras!

Si tienes cualquier duda estamos aquí para ayudarte en lo que necesites.

Paloma Sastrón

Categories: Cosmetica facial

Artículos Relacionados

close Carrito de la compra
close Carrito de la compra

Nuevo registro de cuenta

¿Ya tienes una cuenta?
Entrar O Restablecer la contraseña